Jueves, 29 de se noviembre, nota pos derrame
Este podría ser el titular de un monstruoso desastre ambiental, sin embargo, el aceite
quemado que cientos de manifestantes andino-amazónicos derramaron
simbólicamente para ilustrar “el lúgubre festín” que estaba a punto de celebrarse
convocado de manera unilateral por el Ministro Pastor el miércoles, 28 de noviembre,
pero fue rápidamente removido del cemento. En algún rincón de su concienciaV
-tenemos la certeza- algún empresario tras un mínimo momento de lucidez llegará a la
conclusión de que traducido al escenario de la selva tropical, no podrá ocultar las
huellas de destrucción y muerte que su empresa generará.